Volver a casa


Siéntate en una posición cómoda con la espalda en posición vertical. Cierra los ojos, respira más despacio y comienza a viajar dentro de tí. Por unos minutos entra en casa y observa, solo observa... Deja que los pensamientos y emociones pasen por tí y marchen, conviértete en un espectador de tu mundo interno y trata de vivirlo con calma. No hay esfuerzo ni voluntad ni meta, solamente un encuentro con tu interior.


Este encuentro es una oportunidad maravillosa para darle un descanso al sistema nervioso, simplemente deja que fluyan tanto emoción como pensamiento sin intervenir ni tratar de cambiar nada. Desconecta de la cantidad de estímulos externos que recibes a diario y quédate en ese espacio. Estamos tanto tiempo fuera de nosotros que se nos olvida volver a casa...

Cada viaje a tu interior te abre una nueva posibilidad de toma de conciencia, calma, bienestar y crecimiento.

Te propongo experimentarlo, es un primer paso hacia una vida más auténtica y plena.