Honestidad

Te sugiero una práctica aparentemente sencilla: conecta con lo que sientes en este momento. Probablemente si estás tranquilo y feliz puedes hacerlo fácilmente e incluso disfrutar el ejercicio. En cambio si tu momento es más complejo y difícil puede costar mucho más llegar a esa emoción e incluso llegar a ser incómoda esta propuesta. Cada instante es único y todo lo que sentimos nos abre una puerta al subconsciente y es una pista maravillosa para el avance en nuestra vida. Intento sostener la experiencia que me toca vivir con la mayor presencia posible. La vida son decisiones. Para que éstas sean claras y adecuadas viajo dentro de mí y entro a mi mundo emocional. Una vez que reconozco sin juicio lo que siento, me permito vivirlo, saco conclusiones, comprendo e incluso decido y avanzo. A veces es costoso conectar con lo que siento porque no me gusta o rompe la imagen ideal que he creado respecto a mí. Aquí entra la honestidad con uno mismo, algo que parece fácil pero en ocaciones es muy duro. Si rompo esa barrera y me atrevo a mirar en mi profundidad cada paso que doy es más verdadero y acorde a mi momento . No pongo resistencia, algunas emociones son muy agradables y fluyo fácilmente con ellas y otras incomodan enormemente pero no es relevante. Tampoco tengo que comprender ni tener clarísimo lo que siento, solo conecto e intento acercarme a ese espacio interior. Vivencio plenamente lo que toca y voy hacia un nuevo paso. Si por ejemplo me enfado el camino más corto es aceptar ese enfado, vivirlo, tomar decisones o actuar si es pertinente y después continuar. Freno mi proceso si me autoengaño y simulo que no me he enfadado o también si me enfado durante muchos días y no soy capaz de avanzar. Puedo mover esa emoción con una actividad consciente y si además es creativa muchísimo mejor: experimento mi rabia mientras pinto libremente por ejemplo. Me dejo envolver por esa emoción y por todo lo que en ese instante pasa por mí para poder soltarlo y continuar. Todo lo creativo me ayuda enormemente, lo fundamental es que pongo mi intención, muevo esa energía, me libero y puedo seguir adelante. En cualquier momento tengo posibilidad de chequearme. Desde esta honestidad consciente hago verdaderos procesos de crecimiento personal, si no me sincero conmigo no hago un avance real. Sólo hay que atreverse con humildad. Os invito a conectar, reconocer, aceptar y vivenciar las emociones. Supone un excelente impulso para seguir el viaje.